web analytics
W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

El asesinato de Olof Palme. ¿Conspiración o delincuencia común?




Olof Palme

El asesinato del primer ministro sueco, Sven Olof Joachim Palme, y las heridas recibidas por su esposa Lisbet durante el atentado, pusie­ron un terrible fin a la creencia generalizada de que Suecia era un país tan civilizado y ordenado que sus autoridades podían pasear tranquilamente por las calles de la capital sin necesidad de llevar guardaespaldas. Antes del asesinato de Olof Palme en 1986, la muerte más reciente de un jefe de Estado había sido el asesinato del rey Gusta­vo III en 1792.

Olof Palme, quien se había educado principalmente en Estados Unidos, era socialista declarado y una figura dominante de la políti­ca sueca. El 28 de febrero de 1986, poco antes de la medianoche, Pal­me regresaba caminando a su casa, en compañía de su esposa Lisbet, por la calle principal de Estocolmo, Sveaváge, después de haber asis­tido al cine. La pareja fue atacada por un pistolero solitario, quien efectuó dos disparos con un revólver Magnum 357. La primera bala mató a Palme y la segunda dejó herida a Lisbet; el asesino escapó a pie. Christer Pettersson, un ladrón de poca monta y alcohólico, fue arrestado en diciembre de 1988, juzgado y condenado por el asesina­to de Palme, pero más tarde apeló y fue absuelto. A finales de la dé­cada de 1990, después de que aparecieran nuevas pruebas en su con­tra, el fiscal general Klas Bergenstrand solicitó que se realizara un nuevo juicio, pero en mayo de 1998 la Corte Suprema de Suecia re­chazó la demanda. Aunque la policía nunca encontró el arma homi­cida, Pettersson fue señalado en una rueda de reconocimiento por Lisbet Palme, pero la corte de apelaciones puso en duda su testimo­nio. Pettersson incluso recibió cincuenta mil dólares como compen­sación por el tiempo que había pasado en prisión.

A pesar de haber sido declarado inocente, el inestable Pettersson confesó haber dispa­rado a Palme durante una entrevista concedida al escritor sueco Gert Fylking, en 2001: «Por supuesto que fui yo quien le disparó, pero nunca podrán cogerme por ello. El arma desapareció». Más tarde se retractó de estas palabras y dijo que nunca había estado implicado en el asesinato de Palme. Una vasta caza del hombre, una recompensa de 8,6 millones de dólares y más de catorce mil pistas no han conse­guido dar con otro sospechoso.

Teorías de la conspiración

El asesinato de Olof Palme permanece sin resolver, pero ha generado toda una serie de teorías de la conspiración que culpan a medio mundo, desde militantes kurdos hasta agentes de derechas de la po­licía sueca. La dificultad reside en el hecho de que Palme estaba tan decididamente no alineado que resulta complicado aislar a un único enemigo político.

Olof Palme era una figura política muy controvertida y con opinio­nes muy arraigadas. Criticó a Estados Unidos por su intervención en la guerra de Vietnam y su política en América Central, y a la Unión Soviética por la invasión de Afganistán; luchó contra la proliferación nuclear y condenó abiertamente la política del apartheid practicada por el gobierno de Sudáfrica.

Las mayores sospechas han recaído siempre en el gobierno pre­apartheid sudafricano, y el reciente testimonio de ex agentes de la policía secreta de aquel país ante la Comisión de la Verdad y la Re­conciliación parece añadir credibilidad a estas sospechas. Dirk Coetzee, supuestamente un oficial de alto rango de la unidad de homicidios de la policía, afirmó que el asesinato de Palme fue parte de una operación, llamada «Long Reach» (Largo alcance), llevada a cabo por una unidad de la policía secreta sudafricana dirigida por Craig Williamson. Éste reconoció que estuvo implicado en otros tres asesinatos, pero niega cualquier participación en el de Palme. Según la agencia de noticias sueca TT, ochenta o noventa agentes sudafricanos participaron en la planificación del asesinato y se llevó a cabo con la connivencia tácita de la CÍA, mientras la adminis­tración Reagan y el gobierno de Margaret Thatcher harían la vista gorda.

 

Conclusión:

A falta de pruebas concluyentes, Petersson carecía de móviles para el crimen. Por nuestra parte, aunque no podamos determinar si son creíbles las líneas que conducen a los servicios secretos surafricanos, nos inclinamos a pensar que se trató de una conspiración aún no ha aclarada. La muerte de un político enfrentado a la vez con tantos y tan poderosos países no parece probable que sea casual. Sin embargo, tampoco se puede asegurar declaradamente otra cosa.

günstige unterkunft, billig unterkünfte, günstige pensionen, billige hostel, hotels und pensionen, billige zimmer, billig übernachtung, last minute urlaub

Share

Short URL: http://www.conspiracion.org/?p=211

1 Comment for “El asesinato de Olof Palme. ¿Conspiración o delincuencia común?”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Olof Palme El asesinato del primer ministro sueco, Sven Olof Joachim Palme, y las heridas recibidas por su esposa Lisbet durante el atentado, pusie­ron un terrible fin a la creencia generalizada de que Suecia era un país tan …..

Leave a Reply

300x260 [Site Wide - Sidebar]

© 2017 Conspiración. All Rights Reserved. Log in - Designed by Gabfire Themes