web analytics
W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

La operación Stargate. Preparación mental de los humanos para un gobierno alienígena

Kosh

Kosh

Los visitantes habituales de este blog saben de sobra que hemos encontrado por ahí las conspiraciones más inverosímiles, pero esta, creo , es una de las más raras de las que hemos llegado a tener noticia.

Para empezar por el nombre, la conspiración Stargate no debería confundirse con la operación de percepción remota de la CÍA del mismo nombre; Esta otra también tenía su miga, pero no es la misma, y y hablremos de ella en otra ocasión.

El núcleo de la conspiración Stargate está en que varios elementos de la comu­nidad de inteligencia estadounidense, especialmente la Oficina de Inteligencia Especial de la Fuerza Aérea (AFOSI), supuestamente estuvieron alimen­tando durante mucho tiempo al público con la clase de desinforma­ción típica de los «Expedientes X». Esta desinformación cubría una amplia gama de temas de culto como los ovni, el Área 51, los extrate­rrestres, el Experimento Filadelfia y los llamados documentos «Majic 12», afirmando que un grupo de doce científicos de la era Truman habían ocultado la «verdad» acerca del platillo volador que se había estrellado en Roswell.

Los agentes de Stargate, sostienen los teóricos de la conspiración, han manipulado incluso las mentes de los investigadores del fenómeno ovni: individuos como el experto en el Área 51 Paul Bennewitz, a quien se le provocó una crisis nerviosa de tipo paranoide.

Las razones de esa extraña y extensa operación —y ese gasto de­sorbitado del dinero de los contribuyentes— varían según quién haga la afirmación. Una opinión cree que se trata de un experimento complejo y continuado de manipulación psicológica masiva, una prueba de la credulidad humana y su posible aplicación en la guerra psicológica. Otra opinión sostiene que la humanidad está siendo preparada de un modo sutil para un futuro anuncio, que es mucho peor y más extraño de lo que cualquier teórico de la conspiración haya podido imaginar hasta el presente.

La teoría de estar preparando a los seres humanos para un Gobierno alienígena tiene tantas ramificaciones y hunde sus raíces tan profundamente en lo excéntrico que no vamos a detallarlas, pero baste decir que una de ellas, posiblemente la principal, afirma que los alienígenas no necesitan conquistar el planeta entero, sino solamente a unos pocos líderes, de modo que estos tomen las decisiones que les benefician a ellos y nos dejen a nosotros totalmente indefensos para el momento del ataque final.

Una rama más catastrofista de esta teoría de la conspiración , afirma que los alienígenas que controlan a nuestros líderes simplemente nos van a conducir a la extinción a través de una gran guerra atómica o un colapso ecológico, de modo que, por nuestra propia cuenta, dejemos libre el planeta tras nuestra autodestrción.

Conclusión:

Como hay que escribir una conclusión, pues se escribe Pero resulta más que obvio que no hay pruebas materiales de todo esto, por más que a veces nos sintamos gobernados pro marcianos, o simplemente por el enemigo.

 

Share

La conspiración para mantener el petróleo como energía principal del mundo

Máquina maravillosa que se ocultó en su día...

Un lugar común entre los amantes de las teorías conspiratorias es que se han inventado toda clase de artefactos que pueden aprovechar mejor la energía y que podrían funcionar con combustibles baratos y fáciles de obtener. Según esta tesis, ya estarían patentados distintos motores que funcionasen con combustibles como agua, aire comprimido y toda una serie de mejoras, pero estas patentes habrían sido compradas por las grandes petroleras para evitar que se les acabe el negocio, y así, comprando las patentes, con presiones y con amenazas en algunos casos, mantendrían su dominio de las fuentes de energía.

A este proceso, se añade muchas veces, se habrían sumado también los gobiernos, que obtienen descomunales ingresos a través de los impuestos a las gasolinas y demás derivados del petróleo, así como los fabricantes de automóviles, que perderían su posición dominante en favor de los fabricantes de los nuevos modelos, unos modelos, que recordémoslo, utilizan otra tecnología y no están sujetos a sus patentes ni sus derechos industriales.

La base de esta teoría es la misma que en otras muchas hipótesis conspirativas: existe una panacea, pero alguien la oculta. Y como alguien la oculta es normal que no la conozcamos, lo cual, por sí mismo, demuestra que alguien la oculta. O sea, y dicho finamente, que la falta de pruebas es lo que prueba que el crimen se ha cometido y además se ha ocultado. Estas cosas las hacía Stalin (véase Soltzenitsin y otros autores), pero hoy en día no es de recibo. Lo más que puede exigirse, y no es algo que siempre se consiga (véase el tema del Holocausto) es que todo pueda ser objeto de duda, todo se pueda replantear y todo sea discutible. Más allá de ahí tiene que imperar la lógica, o caeremos de bruces en la más necia superchería.

En el tema que nos ocupa, no hay prueba alguna de que esos artilugios milagrosos existan, y en cambio, hay cientos de pruebas de que cada vez que se hace un mínimo avance en ese sentido, se le da toda la publicidad del mundo, más incluso de la prudente. ¿Quién no ha visto reportajes sobre extraños coches solares?, ¿quién no ha leído algo a  estas alturas sobre el famoso coche con el motor de aire comprimido?, ¿quién no conoce los coches híbridos y hasta algunos pequeños automóviles eléctricos?

Lo cierto es que todos los avances en este campo han disfrutado de una enorme publicidad, y si no se sabe más es, muy probablemente, porque no se ha podido avanzar más.

Suponer en estos momentos que las compañías petroleras comprarían una patente maravillosa para no explotarla, es como pensar que Apple va a ocultar el próximo modelo de Iphone para no ganar dinero. No en vano, esa patente valdría más que todo el petróleo, igual que vale más Apple que Volkswagen, por poner un ejemplo.

 

Conclusión:

Esta teoría conspirativa pertenece al grupo de las tonterías optimistas. Se basa fundamentalmente en que no estamos a punto de acabar la energía, y nunca habrá un colapso si no somos prudentes, porque en cuanto eso suceda alguien agitará la varita mágica y resolverá el problema con un toque.

Lo cierto, nos tememos, es que las energías alternativas requieren para su implementación grandes cantidades de energía, tanta que a veces consumen más de la que producen (biodiésel) o requieren la explotación y tratamiento de grandes cantidades de materiales raros (solar) lo que hace muy compleja y poco rentable su instalación.

La razón de que se use el petróleo a pesar de ser escaso y contaminante no es otra que su eficiencia energética respecto a su precio. A media que su precio sube y su eficiencia baja (porque está bajando), hay otras energías que se vuelven más competitivas  y se extienden. Pero se trata de una razón económica y no de una patente que estaba oculta. El molino de viento, por ejemplo, no proviene de una patente oculta…

www.javier-perez.es

Share

La conspiración para hundir el Titánic. O cómo se puede acertar sin haber dado una…

Fotografía publicitaria del Titanic

Ahora que se celebran los actos del centenario del hundimiento del más famoso buque de todos los tiempos, es buena ocasión parra hablar de en qué se entretenían los amantes de la conspiración europeos y americano a principios del siglo pasado. Nosotros, por ejemplo, hemos aprendido que cambiar de voto en España es como cambiar de camarote en el Titánic, si se nos permite la broma amarga…

Uno de los hechos más curiosos en torno a esta accidente es la existencia de un libro anterior al naufragio que prácticamente lo describe al detalle, y que algunos amantes de la aventura ficción (o la brujería metafísica) consideran premonitorio. Se titulaba Futility.

En E año 1897, o sea 14 años antes del naufragio, Morgan Robertson, un escritor de novelas de tercera, acababa de escribir una obra llamada “Futility” (vanidad), y luego, en 1912, vio como reeditaban su obra por la coincidencia del nombre de su barco con el del más famoso del momento. Sensacionalismo a pie de pista, ya que la titularon en su segunda edición “The Wreck of the Titan” (El naufragio del Titán).

Lo único que tiene de interesante la obra son los innegables paralelismos con lo que sucedió luego. En este libro un buque llamado “Titán” es el más rápido, grandioso y seguro del planeta, equipado con lo mejor de su época. Se construye expresamente para realizar la travesía del Atlántico norte a una velocidad desconocida hasta el momento y conseguir un nuevo récord. En caso de chocar con otro navío lo partiría fácilmente, sin sufrir daños, siendo las compañías aseguradoras las que correrían con los gastos.

La compañía ha dado la órden expresa al capitán de navegar a toda máquina – a pesar de la niebla existente y la amenaza de accidente-, además el buque no dispone de botes salvavidas necesarios en caso de accidente, ya que lo consideran “insumergible”.

Durante la travesía un pequeño navío es partido en dos por el “Titán”, el capitán obedece órdenes y ordena seguir la marcha sin socorrer a los náufragos, por lo que además de vanidad hay soberbia y crueldad a raudales en la novela, con ese detalle que siempre ha gustado tanto: que el grande y el fuerte sean malísimos. El Titán continúa el viaje frenético a toca velocidad hasta que el vigía grita “Hielo a la vista, iceberg a proa”, el capitán intenta una maniobra desesperada, pero ya es tarde… en unos minutos el “insumergible” se pierde en las profundidades del océano con miles de personas en su interior.

Por supuesto, cuando el Titánis de hundió, el libro se vendió maravillosamente bien.

No obstante, esta es la parte de premonición. La conspiración estaba en otro lado: según algunos periódicos de la época, franceses e ingleses en especial, las nacientes compañías de transporte de mercancías por aire, con los primer0s aviones y dirigibles, habían conspirado para acabar con este barco antes de que su rapidez y comodidad cortara sus incipientes alas, nunca mejor dicho. En el mismo sentido se habló de que las navieras de la competencia habían intentado sabotear su construcción para evitar una competencia semejante.

Conclusión:

Obviamente, parece una maniobra publicitaria más que otra cosa, y el desenlace no permite pensar en nada distinto de un impacto con un iceberg, pero aún así, los que sólo se quedan con lo que quieren, tuvieron una mínima ocasión para poder decir “vete a saber lo que pasaría ahí”.

O sea, lo de siempre…

Share

El extraño caso de la Torre 7, o el demonio que se esconde en los detalles.

La Torre 7

Este es uno de esos artículos que resulta difícil escribir ateniéndose al espíritu de esta web. Nuestro objetivo es buscar la máxima objetividad, tratando los datos disponibles como si no supiésemos nada de nada y viniéramos de otro planeta o nos acabásemos de despertar de un largo sueño. Con ese método, resulta que muy pocas conspiraciones tienen alguna base sólida, la mayoría porque son inventos de ficción, y otras porque su propia naturaleza de conspiraciones mantiene ocultos los datos que podrían demostrarlas.

En el caso de la Torre 7 nos vamos a limitar a ofrecer los datos y testimonios disponibles y a redactar una conclusión lo más aséptica de que seamos capaces, y aún así tememos vernos influidos de algún modo o por la fuerza de los datos oficiales o por la sugestión de la desconfianza. Como siempre, pedimos a nuestros lectores que traten de razonar por sí mismos y lleguen a sus propias conclusiones.

Los atentados del 11 de Septiembre contra el World Trade Center de Nueva York han dejado siempre algunas dudas en el aire, aunque la mayor parte de ellas son simples ficciones sensacionalistas inventadas por la prensa amarilla para vender más periódicos, o por autores de libros dudosos que pretendían capitalizar la desconfianza que el gobierno Norteamericano genera en más de medio mundo.

El hecho es que además de las torres gemelas, los atentados del World Trade Center produjeron el desplome de varios edificios aledaños más. Uno de ellos, fue la Torre 7.

En el piso 23 de la Torre 7 estaba instalado desde junio de 1999 el centro de comando de emergencias para la respuesta a cualquier ataque terrorista. Entre los otros ocupantes de este edificio crítico estaban también los siguientes:

 

-La  Securities & Exchange Commission ( que es en EEUU lo que en España sería la Comisión Nacional del Mercado de Valores). En aquellos momentos investigaba importantísimos casos de corrupción en torno a fraudes como Enron.

-El Búnker de emergencia de la alcaldía, y el servicio de emergencia ante ataques terroristas. (Mayor’s Office of Emergency Mgmt).

-Las oficinas del Servicio Secreto de los Estados Unidos ( U.S.S.S.  Un servicio distinto de la CIA)

Así las cosas, Andreas von Bülow, miembro del gabinete de Helmut Schmidt y miembro del Parlamento Alemán y antiguo ministro de defensa alemán, afirmó claramente y sin ambigüedades en una entrevista radofónica con Alex Jones el 20 de abril de 2006, que la Torre 7 fue utilizada como centro de comando para ejecutar los ataques contra las torres gemelas, demoliendo después esta torre para eliminar toda evidencia. Según Von Bülow, su experiencia le permite afirmar que es la clase de trabajo que podría hacerse desde dentro, y más y teniendo un edficio próximo para el control, tanto de los aviones como de los explosivos.

La Torre 7 era, por tanto, según von Bülow, un lugar ideal para controlar remotamente los aviones. Según su hipótesis hubo dos procedimientos. Uno fue el vuelo de los aviones y el segundo las explosiones.

El colapso de la Torre 7  se puede ver en varios vídeos de aquel mismo día, y cómo se hunde de un particular modo sin mayores causas aparentes.

Colapso de la Torre 7. Video

 

Al final de este artículo ofrecemos un video de Youtube sobre el mismo tema, aunque no es de nuestro gusto ya que está comentado y, por tanto, nos parece sesgado.

Estos son otros tres enlaces a la grabación del desplome, obtenidos en Wikipedia.:

En cuanto a la investigación oficial sobre las causas del derrumbe de la torre 7, en agosto de 2008, el NIST hizo público un estudio que explica los motivos del colapso del edificio 7. Sus conclusiones informan de que los incendios interiores, especialmente en los pisos 7 a 9 y 11 a 13, que ardieron de forma descontrolada, fueron la causa principal del derrumbe.

Los daños estructurales producidos por los escombros que caían de las torres se consideran irrelevante.

El NIST no encontró evidencias del uso de explosivos durante su estudio, y aseguran que la explosión más pequeña capaz de inutilizar la columna crítica habría producido un “nivel de sonido entre 130 y 140 decibelios a una distancia de ochocientos metros, lo que nunca llegó a producirse.”

Conclusión:

 

Los datos objetivos no permiten determinar con toda claridad las razones del derrumbamiento de este edificio. La naturaleza de las instituciones que albergaba obliga a pensar que contaba con medidas de seguridad internas que dificultasen un colapso tan completo por el incendio de algunas plantas. No obstante, desconocemos cuales eran estas medidas de seguridad, aunque damos por hecho que existían, dada la necesidad de cumplir la normativa de edificios públicos.

Las declaraciones del ex ministro alemán Von Bülow sobre el uso de este edificio como centro de control para organizar y ejecutar los atentados carecen de toda prueba y las tenemos que desechar por infundadas.

La experiencia, a la vita de otros incendios en edificios similares, nos induce a pensar que no se hunden de ese modo por el incendio de varias  plantas, pero no hay pruebas objetivas de que el colapso se debiera a otras causas.

El hecho de que el colapso de este edificio supusiera la desaparición de cientos de expedientes sobre corrupción en Wall Street tenemos que considerarla una casualidad tremendamente favorable para los intereses de los corruptos. Las tremendas casualidades que favorecen tremendamente a los poderosos nos parecen siempre muy sospechosas, pero no hay otras pruebas objetivas.

Apéndice:

Un vídeo de Youtube en que se dan algunas explicaciones con imágenes combinadas. Por nuestra parte, y dado el exceso de opiniones que se vierten en él, lo ponemos en cuarentena. Lo ofrecemos, no obstante, como un punto de vista más sobre el asunto.

Share

La operación MK Ultra para controlar la mente. Una locura real.

El objetivo del control mental.

En la declaración de principios de esta web nos comprometimos a tratar de distinguir las conspiraciones reales de aquellas teorías conspirativas que no cuentan con pruebas objetivas. O al menos a decir si tales pruebas existen o no. Pues bien: la operación MK Ultra de las investigaciones para el control de la mente fue una operación real y salió a la luz públicamente gracias a la comisión presidencial Rockefeller en 1975.

O sea que a veces, por rocambolesca e increíble que parezca una conspiración, hay posibilidades de que exista alguna mente igualmente rocambolesca y desquiciada que la haya ideado.

Según los datos que hizo públicos la mencionada comisión Rockefeller, el programa MK Ultra se inició por orden de Allen Dulles y Andrea Lagunas, el director del CIA, en al gún momento de 1953.  El primer jefe del programa fue Sidney Gottlieb.  El objetivo principal era producir una droga que obligara al sujeto a decir la verdad.  Pero había aproximadamente 150 proyectos de investigación en el programa, y aún no se conoce el propósito de todos ellos. El objeto final de esta droga se ha presentado en ocasiones como un trabajo humanitario, ya que evitaría el uso de la tortura para obtener información de prisioneros. Nos reservamos nuestra opinión al respecto…

En cuanto a las distintas facetas de este proyecto, se utilizaban para la elaboración de los materiales deseados tanto radiaciones como sustancias psicodélicas.También se usaron los barbitúricos y la anfetamina simultáneamente, un proceso que se abandonó debido a que la muerte de los interrogados era demasiado frecuente. Los sujetos de las pruebas eran empleados de la CIA, miembros de los servicios militares, médicos, otros agentes del gobierno, prostitutas, pacientes con enfermedades mentales y miembros del público, muchas veces sin que los involucrados supieran lo que se hacía con ellos ni se solicitara su consentimiento. Finalmente, los investigadores descartaron la LSD porque sus efectos resultaban imprevisibles.

En 1953, el proyecto MK Ultra consumía el seis por ciento del total del presupuesto de la CIA.

Este proyecto se dio a conocer al gran público cuando en diciembre de 1974 el New York Times publicó un reportaje sobre las actividades ilegales realizadas por la CIA en territorio norteamericano, algo considerado inadmisible pro la opinión pública, máxime si los sujetos de los experimentos eran ciudadanos norteamericanos.

Como la noticia ya había saltado, los responsables políticos no tuvieron más remedio que abrir las correspondientes investigaciones en el Congreso y surgió así la Comisión Rockefeller, que publicó los datos que se hoy se conocen.

Algunos casos de fallecimientos por causa de este proyecto llegaron de manera independiente a los tribunales. Este es el caso, por ejemplo, del doctor Frank Olson.

El caso Olson fue uno de los detonantes de que el caso llegase a la luz pública. Olson se había defenestrado desde el décimo piso de un edificio de Manhattan, aparentemente a consecuencia de un ataque de locura. Sorprendió en aquel entonces que el Consejo General de la CIA declarara que Olson había muerto «en acto de servicio». El suicida era químico al servicio del ejército y estaba participando en investigaciones secretas sobre los efectos del LSD en el cerebro humano, para conocer el modo de empleo de alucinógenos durante los interrogatorios.

La familia Olsen consiguió reabrir el caso en 1994, tras exhumar el cuerpo y hallar indicios de homicidio. La investigación, sin embargo, no consiguió encontrar pruebas concluyentes y cerró el caso en 1996.

Conclusión:


De los posibles resultados concretos de este experimento no se tienen datos objetivos, pro lo que atribuir a este experimento algunos supuestos sueros de la verdad o sustancias casi mágicas similares no pasa de simples conjeturas. Lo que sí está probado es que se gastaron ingentes cantidades de dinero en este proyecto y que el intento de conseguir estas sustancias es absolutamente real.

Share

300x260 [Site Wide - Sidebar]

© 2017 Conspiración. All Rights Reserved. Log in - Designed by Gabfire Themes