web analytics
W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

El caso del Rubicón y la necesidad de interrogar a un perro.

Lo vio todo...

Como no lo sabemos todo, a veces ocurren cosas para las que no disponemos de explicación plausible y, en esos casos, nosotros solemos optar por la conspiración antes que por el milagro o la explicación paranormal. O dicho de otro modo: es más plausible que un grupo de gente haya decidido cometer un delito y conspirar para ello que tener que suponer que una nave extraterrestre interviene en los hechos. Sabemos que las conspiraciones existen, aunque muchas de las que se manejan por ahí sean inventadas, pero no hay pruebas hasta la fecha de que las abducciones sean una posibilidad real.

En ese sentido, uno de los casos más curiosos de los que hemos tenido noticia es la extraña desaparición y posterior reaparición del buque Rubicón, el 22 de octubre de 1944. El barco desapareció en lo que se ha dado en llamar Triángulo de las Bermudas (ya hablaremos de eso otro día) y volvió a aparecer más tarde delante de las costas de Florida, sin pasajeros a bordo.  Solamente se encontró un perro famélico, que fue analizado de varias maneras para poder resolver el misterio, pero no hubo manera de obtener de él más información que el hambre que tenía y la ausencia de venenos químicos o situaciones similares que explicasen la muerte o desaparición del resto de ocupantes del buque.

Como dato curioso, cabe destacar que el barco, según su cuaderno de bitácora, había permanecido hasta el 26 de septiembre en el puerto de La Habana, y desde esa fecha no había más anotaciones.

La falta de botes salvavidas sugería que la tripulación se había marchado precipitadamente. Cuando por alguna razón la tripulación se va del barco es sumamente extraño que no se lleve a los perros u otros animales que haya a bordo. La tripulación del barco no volvió a aparecer nunca, y aunque hay quien apunta a que fueron secuestrados por extraterrestres interesados en nuestra comunicación oral y que por eso no les interesó el perro, es más fácil pensar en que los hechos fueron protagonizados por piratas o cualquier otro tipo de delincuentes y que el perro se escapó de ellos para esconderse en alguna bodega donde, obviamente, nadie se molestó en buscarlo.

Conclusión:

Se trata de un casi civil y penal sin resolver, lo que puede considerarse una conspiración en sentido estricto, es decir, un acuerdo delictivo y oculto como pueda ser un plan para cometer un atraco. La necesidad de interrogar al perro, único testigo,  no dio muchas facilidades precisamente a los agentes de la Guardia Costera norteamericana.

Podría confirmarse que se trató de una abducción por extraterrestres interesados en la comunicación oral humana si en el futuro se constatara que los extraterrestres hablan español con acento caribeño. Disculpen los lectores, pero no he podido evitarlo.

 

Share

La ocultación de los contactos con los extraterrestres: una conspiración de guasa.

una de las supuestas pruebas

Una de las modalidades típicas de conspiración es decir que algo existe pero que se hacen todos los esfuerzos posibles por mantener esa informaciíon fuera del alcance de la opinión pública. En principio, el argumento es tan lógico como peligroso: es cierto que las autoridades mantienen ciertas informaciones alejadas del público, empezando por sus propios chanchullos y casos de corrupción, pero es absolutamente descabellado afirmar que el hecho de que algo no se conozca puede ser prueba de su existencia.

Tampoco hay que caer en la falacia de los científicos ignorantes, esos que afirman que todo lo que no se puede demostrar es falso. La falsación no es un acto de vagancia, sino que requiere trabajo.  Por tanto, el hecho de que algo no se conozca sólo demuestra una cosa: que no se conoce.

En el caso de la supuesta conspiración para ocultar el contacto con extraterrestres, se trata de una  teoría conspirativa que afirma que estos contactos existen y que no se quieren dar a conocer por múltiples y variadas razones, que no acaban de explicar nunca por completo. Asimismo, se planeta que existe una campaña de descrédito contra cualquiera que trate de abordar seriamente este tema, de modo que sea el miedo al ridículo el que actúe como elemento preventivo de investigaciones verdaderamente serias.

La conspiración del ocultamiento extraterrestre ha prosperado en Internet y en todo el maremagnum de grupos y filosofías integrantes de eso que suele llamarse el movimiento  “New Age” y que no nos metemos a describir por bien de nuestra salud mental.  Los defensores de este movimiento se manifiestan a favor de la desclasificación de archivos por parte de los gobiernos, a los cuales culpan de ocultar información extraterrestre, especialmente sobre energía limpia y libre, de sobras conocida ya pero ocultada para mantener el control sobre la economía mundial. Otros llegan más allá y dicen que se conocen ya las curas para diversas enfermedades, como el cáncer, pero se ocultan para crear una élite de los que no mueren y mantener mortales al resto. Todo procedente de los extraterrestres, por supuesto. La lista de tonterías es interminable.

Conclusión:

Nos parece absolutamente increíble que ningún político del mundo cayese en la tentación de hablar de ello en una campaña electoral. Afirmar que cientos de políticos han sido lo bastante responsables para ocultarlo durante décadas está más allá de la ciencia ficción.

Como teoría es inaceptable, por su falta absoluta de pruebas.

Como cuento es muy malo.

Como ficción literaria es de bajísima calidad

 

Share

300x260 [Site Wide - Sidebar]

© 2017 Conspiración. All Rights Reserved. Log in - Designed by Gabfire Themes